Como preparar tu Gin Tonic

 

Ginebra

Gin Tonic

Si te gusta disfrutar de un buen Gin Tonic y quieres saber cómo puedes prepararlo tú mismo, hoy compartimos contigo unos sencillos pasos que debes conocer para disfrutar de un buen Gin Tonic.  Es verdad que la degustación de esta copa clásica ha cambiado mucho en los últimos años, atrás ha quedado aquellos tragos servidos en vaso de tubo de manera cutre. Aunque, todo hay que decirlo, hoy  en algunos sitios podemos ver auténticas “macedonias flotantes” cuando pedimos nuestro Gin Tonic.

Lo cierto es que un buen Gin Tonic puede hacerse sencillamente con hielo, ginebra, tónica, un cítrico y un buen recipiente, nada más. A partir de aquí podrás variar entre las distintas combinaciones de Ginebra, Tónica y los ingredientes con los que quieras aromatizar tu copa preferida. No obstante, debes saber cuáles son los pasos fundamentales que no debes olvidar para la correcta realización.

Elegir un buen recipiente resulta fundamental. Una buena elección es utilizar una copa de balón o vaso carolino, de los anchos, tipo sidra. Tienen una gran capacidad y nos permiten que entre todo el hielo, la ginebra y la tónica perfectamente.  Nuestro recipiente preferido es la copa tipo balón, ya que tiene la boca ancha y nos permite percibir los aromas y sabores del gin-tonic mucho mejor y al tener pie, podemos agarrar la copa sin calentar la bebida.

Jamás usaremos un vaso de tubo, porque no entra todo el hielo y al agarrarlo se usa toda la mano, por lo que se calienta rápidamente la bebida y su boca es tan estrecha que no permite disfrutar de los aromas.

Copa y Tónica deben estar bien frías a la hora de servirse. Para enfriar la copa, ponemos hielo en nuestra copa y se hace girar (una cucharilla imperial resulta útil) hasta que las paredes de la copa se escarchen. Posteriormente se desecha el agua producida en este proceso. Podemos utilizar un colador de gusanillo diseñado para facilitar este paso y para que no se nos caiga el hielo al vaciar el agua.

Elegir un buen hielo es mucho más importante de lo que creemos para hacer un buen Gin Tonic. Debe ser grande, grueso y duro ya que tiene que enfriar la copa, no aguarla. Se mantendrá durante más tiempo y se fundirá lo menos posible para no aguarnos la bebida. Para eso es recomendable utilizar un hielo industrial, de los que venden en gasolineras o supermercados, ya que se produce a muy baja temperatura y con agua osmotizada. Esto asegura que el hielo cristaliza rápido y tarda mucho más en fundirse.

El hielo hecho en el congelador de casa, se forma muy lentamente, además, el agua del grifo tiene sales minerales por lo que se funde muy rápido. También en el congelador de casa hay olores y el hielo se impregna rápidamente de aromas, del pescado principalmente.  Debemos ser generosos, pero sin pasarnos, suficiente para que la copa esté fría. Con 4 piezas de hielo grueso es suficiente.

Elegir la Ginebra. La mayoría de las Ginebras son de calidad pero la elección debemos  realizarla en función de nuestro gusto. Aunque casi más importante que escoger la ginebra, es poner la cantidad adecuada de esta. A menudo, suele pasar que te echan ginebra de más y acaban arruinando nuestra copa. Para no pasarnos, nuestra recomendación es usar un medidor. Si no tenemos medidor, basta con un vaso de chupito de 4 o 5 cl, que nos sirve perfectamente para medir una dosis de ginebra. Y si no tenemos a mano un vaso de chupito, utilizaremos el truco de contar 1001, 1002, 1003… mientras echamos nuestra Ginebra. Recuerda que el Gin Tonic perfecto tiene una unidad de ginebra por cuatro o cinco de tónica.

Antes de echar la tónica podemos dar un toque aromático a nuestro Gin Tonic. Un elemento básico es el enebro. Podemos presionar ligeramente dos bayas de enebro sobre la copa e incorporarlas, dejándolas en contacto con la ginebra. Dependiendo de la ginebra utilizada, podemos utilizar multitud de botánicos, como cardamomo, anís estrellado, canela, regaliz, flor de azahar, jengibre, etc., etc.

La  tónica debe estar bien fría. Para incorporar la tónica podemos utilizar varias técnicas pero resulta fundamental conservar el gas carbónico. Se puede incorporar suave y directamente sobre el último hielo o mediante una cuchara imperial. Apoyamos la boca del botellín de tónica en la parte más baja de la varilla y dejamos caer muy suavemente la tónica, para evitar que se pierda el gas y para que se mezcle bien. No hace falta ni agitar ni remover.

Hoy en día hay multitud de tónicas en el mercado, incluso aromatizadas y de varios colores. Elige bien tu combinación a la hora de realizar tu Gin Tonic pues la tónica puede cambiar totalmente su sabor. Nuestra recomendación es irnos a las tónicas clásicas. La Schweppes, en particular, tiene una burbuja muy duradera y 25 cl de capacidad, por lo que podremos utilizar algo más de Ginebra en nuestro Gin Tonic. Las Premium de esta marca, sin embargo, tienen mucha menos burbuja y contienen 20 cl. La Fever Tree, de reciente aparición, es otra de las tónicas recomendadas por ser muy neutra en su sabor y tener un carbónico más fino. Contiene 20 cl.

Por último podemos darle un toque cítrico mediante un twist (cascara) de limón, lima, naranja, etc., que nos dará un primer aroma muy agradable al comenzar a disfrutar nuestro Gin Tonic. Recuerda que los maestros de la coctelería advierten que echar algún tipo de zumo arruina la burbuja por completo y nuestra copa se queda sin gas.

Como curiosidad, contarte que el origen del Gin Tonic se sitúa en la India, en el siglo XIX. En aquella época los colonos británicos tomaban quinina para evitar contraer la malaria. Preparaban una mezcla con quinina extraída de los árboles de la fiebre, agua y aromatizantes. Más tarde, sustituyeron el agua por la soda, para hacerla más digerible y después de comprobar que el sabor de la mezcla era realmente malo, le añadieron Ginebra que habían traído de las islas. Así nace el Gin Tonic, que en poco tiempo pasó de ser una medicina preventiva a una bebida refrescante y social.  Salud Amigos.

, ,

Una respuesta a Como preparar tu Gin Tonic

  1. antonio 13 abril, 2016 a 9:33 pm #

    bien esplicado me parece despues de probar es cierto que menos cantidad de ginebra sabe mejor a y saber de donde biene esta bien

Deja un comentario