Tipos de vinos según su envejecimiento

Bodega

¿Conoces los tipos de vinos según su envejecimiento? ¿Sabes cuál es la diferencia principal entre un vino Joven, Crianza, Reserva o Gran Reserva? Intentaremos explicarte, de una manera clara y sencilla cómo se clasifica el vino y también por qué unos vinos procedentes de la misma variedad de uva, del mismo viñedo y que han soportado las mismas condiciones climáticas pueden ser tan distintos en sus cualidades y con precios de mercado tan diferentes.

De manera general, el vino se divide en vino joven y vino con crianza. Los primeros son los que se embotellan justo después de la fermentación en depósitos de acero, y los vinos con crianza, son aquellos que tras los depósitos de acero pasan por barricas de roble (francés o americano son las más comunes) donde permanecen un tiempo determinado para posteriormente descansar en botella antes de salir al mercado.

Tanto los vinos jóvenes como los vinos con crianza pueden ser blancos, rosados o tintos aunque es más normal que los de crianza sean estos últimos. A la hora de consumirlos, los jóvenes, salvo determinadas excepciones, deben ser consumidos en el año siguiente a su embotellado.

Los vinos con crianza generalmente mejoran sus cualidades organolépticas con el paso del tiempo ya que el paso por madera modifica y potencia las características iniciales de un vino. Resulta evidente, que en función del tiempo que esté en contacto con ella, los cambios se apreciarán en mayor o menor medida. Por lo general, altera su color, haciendo que se vuelva de tonos más oxidados, dota de aromas tostados y avainillados en nariz, y aporta mayor estructura en boca.

La primera fase de la crianza se hace en barrica de roble, ya sea americano o francés. Durante este periodo se produce la oxidación de los vinos y es cuando adquieren taninos. La segunda fase es cuando el vino pasa a la botella, donde se reduce la presencia de oxígeno y su maduración, más lenta, que afinará su estructura, su aroma y sabor. Por eso, a la hora de degustar un vino que haya pasado por un proceso de cierta crianza es importante oxigenarlo correctamente antes de beberlo.

El tiempo de permanencia de un vino, tanto en barrica como en botella, determina que sea Crianza, Reserva o Gran Reserva. No hay un tiempo exacto que defina el tipo de envejecido del vino pues ese tiempo es establecido por los Consejos Reguladores de las diferentes Denominaciones de Origen, pudiendo variar de unas a otras Denominaciones a otras.

Por ejemplo, en la D.O. Ribera del Duero, un Crianza es un vino con un mínimo de 2 años naturales, de los cuales un mínimo de 12 meses permanece en barrica y el resto en botella previo a su salida al mercado. Un Reserva es un vino de 3 años naturales, de los cuales permanece un mínimo de 12 meses en barrica y el resto (generalmente 24 meses) en botella.

Un Gran Reserva es un vino de 5 años, de los cuales permanece como mínimo 24 meses en barrica y mínimo 36 meses en botella. Todos esos tiempos, el trabajo y las infraestructuras que estos procesos requieren determinan en gran medida el precio de estos vinos, siendo considerablemente superior al de los vinos jóvenes.

En la D.O. Rioja existen cuatro categorías: Cosecha, esta categoría garantiza el origen y añada del vino. Suelen ser vinos en su primer o segundo año, que conservan sus características primarias de frescor y afrutado. Crianza, son vinos que han permanecido un año como mínimo en barrica de roble y otros 12 en botella. En vinos blancos el período mínimo de envejecimiento en barrica es de 6 meses. Reserva, corresponde a vinos muy seleccionados con una crianza mínima entre barrica de roble y botella de tres años, de los cuales uno al menos en barrica. En vinos blancos el período de crianza es de 2 años, de los cuales como mínimo 6 meses en barrica.

La Gran Reserva corresponde a vinos de grandes cosechas que han sido criados un mínimo de dos años en barrica de roble y tres años en botella. En vinos blancos el período de crianza es de 4 años, de los cuales 6 meses como mínimo en barrica.

Existen también los vinos Semi-crianza o Roble, que es el vino que ha pasado menos de seis meses en la barrica, pero sin llegar a los periodos de crianza de los distintos consejos reguladores. Estos vinos tienen una vida un poco más larga que la de los vinos jóvenes y suelen tener un precio equilibrado.

Una tendencia cada vez más repetida es que las bodegas renuncian a etiquetar los vinos como jóvenes, crianzas o reservas porque dan prioridad a los tiempos que necesita su propio vino y no a los tiempos que marcan las normas del consejo regulador de la D.O. correspondiente.

En todo caso, la etiqueta o contraetiqueta de los vinos o en su defecto, la etiqueta del Consejo Regulador, suele indicar qué tipo de vino es y cuánto tiempo ha permanecido en barricas. Es fácil entender entonces, por qué los vinos jóvenes de una misma bodega son los de precio más bajo y a medida que se añade tiempo a su crianza, su precio, por los lógicos costes de producción y almacenaje, van subiendo. Hay que señalar que los vinos Gran Reserva se elaboran con uvas de añadas de una calidad excepcional y no se elaboran cada año, sino solamente cuando se consigue la máxima calidad.

Las significaciones anteriores son las que se siguen en distintas regiones vitivinícolas de España. Aunque no todos los lugares cuentan con el mismo concepto para los términos crianza y reserva. Un ejemplo de esto es que en Chile y Estados Unidos, los vinos reserva no significan que cuenten con más tiempo almacenado ni en botella ni en roble sino que es una elección del enólogo para distinguir entre sus vinos los que cuentan con mayor calidad.

Podíamos decir que en España tenemos mucho más definida la calidad del envejecimiento de nuestros vinos por lo que no siempre se pueden comparar con los de otros países, pues se aprovechan de nuestra nomenclatura y fama para vender sus vinos, por lo que es fácil ver botellas con los citados nombres aunque no han pasado para nada por una barrica de roble.

Que el vino esté más tiempo en contacto con el roble no significa que sea mejor (sí más caro, porque el elaborador tiene que cobrar ese proceso) y estará más microoxigenado y evolucionará perdiendo unas características y ganando otras.
Nuestro consejo es que como consumidores nos dejemos llevar por nuestro gusto personal, maridaje, ocasión y como no, una relación equilibrada entre calidad y precio. Aquí http://gastronomiaytendencias.com/tienda/3-vinos podrás encontrar nuestra selección de vinos. Salud Amigos.

, ,

Una respuesta a Tipos de vinos según su envejecimiento

  1. Hugo 2 mayo, 2016 a 3:29 pm #

    Fantastico el aporte sobre nuestros vinos, que a veces no nos fijamos demasiado, solo en el precio. Me gustó mucho.

Deja un comentario